Carreras Derechos Humanos pueden ser compensadas por los proveedores de cursos.

¿Cómo podemos acabar con el racismo?

El racismo es la creencia de que la raza de una persona determina su valor y sus capacidades. Esto crea una jerarquía racial y la creencia de que ciertas razas son superiores a otras. Las creencias racistas han justificado la colonización, el comercio transatlántico de esclavos y el Holocausto. Cuando se alinean con el poder, las creencias racistas se convierten en racismo sistémico. Las leyes -escritas y no escritas- discriminan a algunas razas mientras protegen y promueven a otras. ¿Cómo podemos acabar con el racismo? Hay que abordarlo tanto a nivel personal como social. He aquí tres pasos esenciales:

#1. Reconocer el racismo en todas sus formas

El primer paso para acabar con el racismo es reconocer su existencia. Mucha gente piensa que el racismo es siempre flagrante o intencionado, pero el racismo adopta muchas formas. En Estados Unidos, los estudios demuestran que hay prejuicios en todos los sectores de la sociedad, desde la sanidad hasta la vivienda, pasando por los medios de comunicación. Los solicitantes de empleo con nombres afroamericanos “estereotipados” tienen menos probabilidades de ser llamados para una entrevista, mientras que en todo el mundo, la industria de la belleza celebra la piel clara mientras degrada los tonos de piel oscuros. También es importante comprender la historia y la evolución del racismo. Cosas como los impuestos electorales y las pruebas de alfabetización impedían que la gente votara. Aunque estas leyes no mencionaban explícitamente la raza, pretendían dirigirse a los grupos marginados.

La mayoría de la gente dice odiar el racismo, pero si no son capaces de identificar lo que es, inevitablemente seguirá prosperando. A los afectados por el racismo se les da gas. Se les dice que sus experiencias no son realmente ejemplos de racismo y que están malinterpretando lo que ocurre. Incluso se avergüenza a las personas por hablar y se les dice que al “cambiar la definición de racismo”, están despojando a la palabra “racismo” de su significado. Esta mezcla de negación, luz de gas y vergüenza normaliza las formas más “sutiles” de racismo y permite que prosperen.

#2. Derogar las leyes racistas y discriminatorias

Deshacerse de las leyes que afectan negativa y desproporcionadamente a ciertas razas es una parte vital para acabar con el racismo sistémico. No basta con reconocer que una ley tiene una intención o un efecto racista, sino que hay que anularla. Hay muchos ejemplos de racismo sistémico en todo el mundo. En Estados Unidos, el racismo sistémico se encuentra en la sanidad, la banca y la educación. En Sudáfrica, el sistema de apartheid (1948-1994) garantizó que la población blanca se mantuviera en la cima política, social y económica, mientras que los africanos negros eran los más privados de derechos. China tiene fama de racismo sistémico contra los negros en sus universidades. En 2020, el gobierno local de Guangzhou implantó una estricta vigilancia y cuarentenas forzadas para todos los ciudadanos africanos en respuesta a Covid-19.

Para acabar con el racismo sistémico es necesario eliminar las leyes basadas en el racismo y diseñadas para mantener la desigualdad. Mucha gente cree que la sociedad puede acabar con el racismo enseñando el amor y la aceptación, pero la realidad es que incluso si todo el mundo dejara de ser racista de la noche a la mañana, el sistema seguiría produciendo resultados que afectan de forma desproporcionada a determinadas razas. Esto se debe a que los sistemas se diseñaron con esa intención específica, aunque no mencionaran explícitamente la raza. Estas leyes discriminatorias también refuerzan las creencias racistas al hacer mucho más difícil que los grupos marginados salgan de la pobreza, vayan a buenas escuelas, consigan ciertos trabajos, etc. Al eliminarse las barreras sistémicas, la raza de una persona deja de ser un obstáculo que hay que superar.

#3. Comprometerse con el antirracismo

A nivel individual, la gente debe comprometerse a ser antirracista para que el racismo termine. Aunque acabamos de mencionar que el racismo sistémico no acabaría aunque todo el mundo dejara de ser racista de la noche a la mañana, ese primer paso en el antirracismo personal es necesario para que la gente luche por acabar con los sistemas racistas. El antirracismo es una búsqueda de por vida. No es un logro que se pueda tachar de una lista; es una autorreflexión continua y la voluntad de rendir cuentas. Para ser antirracista, hay que reconocer las diferencias en lugar de fingir que no existen. Por ejemplo, cuando se aborda la brecha salarial entre hombres y mujeres, es esencial reconocer que las mujeres blancas ganan más que las mujeres negras, hispanas y nativas. Al mismo tiempo, los antirracistas deben identificar los objetivos comunes que comparten con otros grupos raciales. Esto ayuda a construir la solidaridad.

Los antirracistas también se comprometen a aliarse y a amplificar las voces de los grupos infrarrepresentados. El papel de un aliado es de apoyo; no es una oportunidad para hacer de salvador. Este apoyo incluye la ayuda monetaria, la denuncia de los casos de racismo, la escucha y la exigencia de una representación más diversa. Se cometerán errores, pero para acabar con el racismo, la gente debe estar dispuesta a seguir aprendiendo y a seguir intentándolo. Es la única manera de que el mundo avance.